lunes, 13 de febrero de 2012

¿Por qué todo pianista DEBERÍA aprender a afinar su propio piano?

Por Hugo Landolfi - Director
Escuela de Tecnología Pianística de Buenos Aires

Desde tiempos inmemoriales nos han dicho a quienes somos aficionados al piano, pianistas, o a quienes simplemente tocamos el piano como entretenimiento, que aprender a afinar nuestro propio piano era algo extremadamente difícil, y que dicha actividad estaba reservada solamente para ciertas personas que nacieron dotadas de un oído especial.

Sumado a esto, la profesión de técnico de pianos ha estado siempre rodeada de un halo de misterio, dado que los técnicos usualmente se han mostrado muy misteriosos con respecto a su trabajo y no han estado dispuestos a enseñarlo a nadie. Por otro lado, muchos profesores y maestros de piano usualmente se han referido a ciertos técnicos de pianos como si fueran la encarnación de un “dios musical”, atribuyéndole un oído y unas dotes musicales extraordinarias, difícilmente alcanzables para el resto de los mortales.

Pero…déjame decirte algo: Nada de eso es cierto. Nos han mentido descaradamente.

La verdad es que cualquier persona, con condiciones auditivas normales y con destrezas manuales comunes, puede aprender sin problemas a afinar su propio piano. Mi experiencia de más de 15 años formando afinadores de pianos en más de 30 países del mundo así me lo demuestra. He tenido alumnos con edades desde los 12 años hasta 75; algunos de ellos con solo estudios primarios completos y algunos otros con estudios universitarios; he tenido mujeres y hombres; amas de casa; empresarios; pianistas; profesores de piano; instrumentistas de otros instrumentos; cantantes, etc., etc. Nunca, ninguno de ellos que se haya tomado en serio su aprendizaje, ha fracasado en aprender esta actividad. Y todos eran gente completamente normal, sin ningún don auditivo sobrenatural.

Una de los hechos desgraciados que una y otra vez verifico en los pianos de profesores de piano, pianistas, aficionados al piano y, por qué no, conciertos de piano, es que el piano no se encuentra en condiciones óptimas de afinación. Me entristece especialmente notar el estado deplorable de la afinación del piano de algunos profesores de piano, quienes “supuestamente” enseñan “música”.

Lamentablemente debemos reconocer que el piano es el único instrumento musical que generalmente se utiliza bastante desafinado. ¡Y nos hemos resignado a ello!

¿Se imaginan a un guitarrista tocando con la guitarra desafinada? ¿Y algún otro instrumentista? Es imposible de imaginar. Solo a los amantes del piano nos toca reconocer que el instrumento que amamos la mayor parte del tiempo se encuentra gravemente desafinado.

Las maneras que hemos encontrado para justificar este dislate son variadas. He escuchado decir que “los afinadores cobran muy caro y no los podemos llamar a cada rato”, que “en mi ciudad no hay un afinador de pianos”, que “me han dicho que un piano se debe afinar cada varios años”, etc.

Pero todas estas excusas no deben tener cabida si aspiramos a devolverle al piano el lugar de preponderancia y excelencia que le corresponde.

Cada persona que tiene un piano DEBE aprender a realizar la afinación de su propio piano. ÉSTA es la solución a este problema. Al no depender de terceras personas, nuestro piano estará permanentemente en estado de perfecta afinación, porque seremos nosotros mismos quienes lo afinaremos constantemente.
Aprender a afinar pianos es perfectamente posible para cualquier persona que se lo proponga.

Además, si aprendemos a afinar nuestro propio piano, tendremos muchos beneficios adicionales:
1) Si somos profesores de piano, podremos afinarle el piano a nuestros alumnos obteniendo un ingreso adicional.
2) Si somos pianistas, podremos afinar el piano para nuestros conciertos, presentaciones o grabaciones.
3) Cualquiera que sea el caso, nuestro piano estará permanentemente en estado de óptima afinación.
4) Si lo decidimos, podremos dedicarnos profesionalmente a afinar pianos y obtener una muy buena fuente de ingresos adicionales.
5) Si tenemos alumnos, podremos enseñarles a ellos a afinar pianos.
6) Etc., etc.

Espero que estas líneas nos ayuden a reflexionar sobre este grave problema.

Prof. Hugo Landolfi - Director 

4 comentarios:

  1. Muy bueno!! Soy pianista y la verdad que el artículo me dejó pensando... No me gusta depender de los técnicos para afinar mi piano!

    ResponderEliminar
  2. Muy buen articulo, me gustaría saber afinar mi piano

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo Gabriel, y es bueno estimular a los estudiantes, que traten al piano como "su instrumento" porque parece mentira, pero la gran mayoría estudia porque le gusta cómo suena el piano -los más genuinos- pero no adquieren la conciencia de "apropiarse" de él -y no lo digo en el sentido material, se entiende... -espero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Brillante!
      Este artículo concuerda con mi enfoque pedagógico.
      Mi vida profesional se basó en descubrir, mostrar, guiar, apoyar y acompañar a mis alumnos en su camino musical.
      Y ésto incluye el placer de la independencia y todo lo que ello involucra.
      Es casi casi como en la vida.
      Buscamos nuestra independencia.
      Gracias Gabriel Blasberg!
      Gracias Hugo Landolfi

      Eliminar