miércoles, 14 de diciembre de 2011

TIP de Interpretación Musical: sobre Tresillos

Bastante a menudo observo a colegas incurrir en un "sutil error interpretativo" bastante típico, que paso a comentarles...

Cuando en una obra -que está en compás de 2/4, 3/4 o 4/4- aparece escrito un *tresillo*, el músico quiere hacerlo *más expresivo*, y toca dicho tresillo modificando su ritmo haciendo la primera nota más larga y las otras dos más cortas, transformando dicho tresillo en la célula *corchea - semicorchea - semicorchea*.

Esto da por resultado la transformación del tresillo (que es una célula de tipo IRREGULAR) en una célula de tipo REGULAR.

Un ejemplo de esto, el pequeño solo de clarinete de las Danzas Polovtsianas de la ópera "El Príncipe Igor", de Alexander Borodin. Contiene tres células rítmicas distintas: empieza con dos corcheas y una negra, después un tresillo de corcheas y una negra, y termina con una corchea, dos semicorcheas y una negra.


El clarinetista, para hacer más expresiva la nota aguda (el DO del 3er. tiempo), se queda más tiempo en dicho DO y entonces ya deja de escucharse el tresillo escrito y queda igual a la célula siguiente (una corchea, dos semicorcheas y una negra). Justamente, la "gracia" rítmica de este pasaje de Borodin es que son tres células parecidas pero DISTINTAS.

Este "vicio" de interpretación lo he escuchado en muchos otros casos, y podría citar más ejemplos.

Por esta razón yo creo que cuando tenemos que tocar un tresillo (especialmente en tempo lento o moderado), la CLAVE es la 2da. nota del tresillo, para que quede bien definida su característica rítmica.

Esto fue todo, solamente una pequeña reflexión, espero les haya resultado valiosa y los haya hecho pensar. 

Prof. Gabriel Blasberg

9 comentarios:

  1. Tenés razón querido Gabriel..., pero en todo caso, el músico que no entiende la diferencia entre un tresillo y la célula rítmica corchea- semi- semi, o no está debidamente formado, o estudió poco solfeo en su vida, o lo que es peor, es sordo....!!! salu2.

    ResponderEliminar
  2. Estimado Sebastián: no digo que no entiendan la diferencia o que sean malos músicos o "sordos". Pero pasa que por querer ser más "expresivos" en el tresillo hacen un *rubato* que deforma su estructura rítmica. ¡Y siempre el rubato que hacen consiste en estirar la 1ra nota del tresillo! Y estoy hablando de músicos profesionales.

    ResponderEliminar
  3. Justamente el rubato deberían permitirselo en cualquier parte, pero no en las irregularidades que justamente deben estar perfectamente expuestas... de todos modos los vicios vienen también porque uno se desconecta de las enseñanzas primordiales, elementales... que cada quién lo viva como quiera... pero la teoría es la teoría y la práctica la práctica, igual una leidita a los tratados teorícos o una vuelta al Hindemith cada tanto no le vendría mal a ningún músico considero ¿¿no??

    ResponderEliminar
  4. Sebastián, absolutamente de acuerdo con lo primero que dijiste (¡y con lo siguiente también!).

    ResponderEliminar
  5. Excelente nota, Gabriel: como siempre, preciso y clarísimo.

    ResponderEliminar
  6. Muy bueno! Ahora Gabriel, una duda. Si se prolonga la segunda nota del tresillo no se correría el riesgo de crear una leve acentuación en la misma? Abrazos!

    ResponderEliminar
  7. Gracias José Luis, me alegro. Yo no estoy diciendo que hay que prolongar la 2da nota del tresillo, sino "atenderla","cuidarla" y ser conscientes de su importancia para definir la personalidad del tresillo. Esa 2da nota, la "del medio", es la más delicada de las tres.

    ResponderEliminar
  8. Gracias Gabriel! Perdona, no me había quedado claro. Es un magnífico aporte! Coincido totalmente. Esa nota es simpre la más descuidada y es determinante. Mis felicitaciones por tan valioso aporte.

    ResponderEliminar
  9. Ese error se escucha hasta en grabaciones de grandes orquestas con grandes directores. En mi larga vida profesional no recuerdo haber escuchado la correcta interpretación que hace referencia Gabriel. Muy buena reflexión.

    ResponderEliminar