viernes, 21 de octubre de 2011

Entrevista al compositor Mauro De María


Entrevista al compositor Mauro De María antes de su concierto del Viernes 21 de Octubre

. ¿Qué recorridos musicales experimentaste en tu disco "Piano Works Vol. I" ?

Lo que me apasiona de la composición es poner a prueba diferentes "sistemas compositivos" en cada obra nueva, lo cual genera automáticamente una paleta emocional totalmente distinta. Por eso en el Piano Works Vol.1, cada obra tiene un sistema compositivo diferente.

Por ejemplo, la "Sonata Nº1" tiene una composición (todavía) tonal y armónica, aunque bastante disonante por momentos, pero también consonante por otros, que nos recuerda a una paleta de tipo Prokofiev. Sin embargo, la obra "9 Mirrors" es dodecafónica y atonal, y la obra "Irax" es minimalista y sólo está compuesta con tres notas. O sea que la sonoridad final del Piano Works Vol.1 queda entre los marcos de lo que sería un "expresionismo ruso" de principios de 1900 y un "minimalismo de las primeras decádas" del mismo siglo.

Sin embargo, dentro de los dos estrenos mundiales que habrá en el concierto del Viernes 21/10, anticipando obras del Piano Works Vol.2, estará la obra "Los 7 Estados del Mantra" para piano a 8 manos que plantea una sonoridad totalmente vanguardista, brutal y muy agresiva, en donde, en los 22 minutos que dura la obra, el oyente percibirá desde acordes gigantes (clusters) tocados con los codos, hasta melodías pentafónicas, pasando por series dodecafónicas y politonalidad: todo eso integrado en un mismo contexto, aparte las 4 pianistas, en esta obra usan metrónomos con velocidades diferentes cada una, lo cual plantea una "superposición de tempos exactos"; éste es un recurso compositivo muy nuevo, de hecho los softwares editores de partituras profesionales como "Finale" y "Sibelius" todavía no permiten dentro de sus funciones superponer "tempi" distintos…

. ¿Cómo definirías la escena de la música clásica contemporánea desde una visión personal?


Bueno, claramente estamos entrando en una nueva era musical, que muchos profesores de historia contemporánea ya se animan a llamar como "Neo-romanticismo", es decir, así como la "Música moderna" de la década del `50 experimentó una gama de sonoridades exóticas y nuevos sistemas compositivos por medio de compositores como Luciano Berio, Karlheinz Stockhausen o Arnold Schönberg, creo que esas mismas paletas compositivas ahora, en esta nueva etapa, los compositores las estamos usando pero de una manera más visceral, emocionalmente hablando.

De esta forma ya no es necesario "explicar" los mecanismos compositivos antes del concierto como era (y todavía sigue siendo habitual) en música contemporánea, sino que las emociones ya son seducidas desde el vamos y por ende no resulta necesaria una explicación intelectual para disfrutar de la experiencia. Y así como en el "Romanticismo"  (Chopin, Liszt, Wagner) se usaron muchas técnicas del "Clasicismo" (Beethoven, Mozart) pero de una forma más "emocional", exactamente lo mismo está sucediendo ahora con este nuevo Neo-romanticismo (Georgy Ligeti, James MacMillan) con respecto a la música "Moderna" (Anton Webern, Arnold Schömberg).

¿Cómo podrías enunciar ese "universo musical" que te permite componer este tipo de trabajo para piano?

Es interesante hablar de "universo musical" porque entonces ya no estamos hablando de "estilos". Creo que pensar en un "estilo" limita al compositor. Es decir, representar a un estilo en particular es de alguna forma, meterse en una jaula. Por ejemplo, si digo que hago Rock ya estoy apegado a la batería, sin embargo si digo que hago música clásica ya dejo de lado a los instrumentos eléctricos…y así con todos los estilos ya que cada estilo tiene su combinación de instrumentos. Y por más que en este concierto sólo se escucharán obras para piano, claramente los estilos seran muy diferentes entre las obras que se escuchen, haciendo que algunas obras, por así decirlo, suenen más "clásicas" y otras "más vanguardistas". Y esto no está mal ya que el resultado siempre es fresco y moderno y los estados anímicos emocionales y psicológicos que se crean en cada obra, aunque bien disntintos entre sí, serán compatibles, ya que pertenecen al mismo compositor, es decir a la misma alma, a la misma vida. Por eso de alguna forma pienso en todo el concierto como una "gran obra"en sí y no pienso en un estilo a la hora de crear, sino que me valgo de absolutamente todas las herramientas compositivas de todos los géneros que conozco para usar libremente en el momento que fuera necesario, incluso, saltando de una paleta compositiva a otra de manera abrupta.

. ¿Cómo va a ser la puesta en escena del concierto del Viernes 21 de Octubre?

Me preocupo mucho por la puesta en escena y el concierto en vivo porque creo que los conciertos de música clásica, al igual que el Rock y el Pop lo hacen, podría integrar luces, multimedia, vestuario moderno y demás cuestiones ligadas a potenciar la experiencia emocional a la hora de escuchar las obras en vivo. Por ejemplo, usando luces, una obra podría tener como "decorado" una atmósfera de color rojo que simule un infierno, situando al espectador con un refuerzo psicológico que dará como resultado una experiencia más intensa desde los sentidos, haciendo que, lo que no deja de ser un "concierto de música contemporánea" se transforme más en una "experiencia sensorial" apta para cualquier melómano y amante de la música que quiera "volar" con emociones intensas y variadas, conozca y frecuente ó no el estilo "clásico". O sea que en última instancia, estamos abriendo el abanico en todo sentido al integrar elementos visuales que favorecerán tanto al espectador como a la obra y a la propuesta en sí.










1 comentario:

  1. Ayer presencié el concierto y fue excelente, muy bueno. ¡Felicitaciones a todos: las pianistas, el compositor y el resto del equipo artístico y de producción!

    Album de fotos en Facebook: http://www.facebook.com/media/set/?set=a.10150522250418228.476763.32898643227&type=1

    ResponderEliminar